Cuánto tengo que ESPERAR para que mi negocio sea RENTABLE

Ser emprendedor es una mezcla explosiva entre locura y prudencia.

La idea es encontrar un equilibrio entre ambos ingredientes, pero lo cierto es que no resulta nada sencillo encontrar la aritmética perfecta.

Abusar de la locura desbordada en el mundo emprendedor puede acabar en un auténtico infierno financiero.

Por lo contrario, invertir en una prudencia desmesurada puede enlentecer tu negocio hasta que el propio estancamiento lo ahogue por completo.

¿Qué actitud sueles adoptar más en tu negocio: locura o prudencia?

Nos hemos pasado años tratando de buscar la proporción perfecta, aunque todavía es hora de que sepamos dónde se encuentra exactamente.

Ahora bien, independientemente de la opción que finalmente decidas elegir, lo que está claro es que siempre tendrás en la cabeza la siguiente pregunta:

¿Cuánto tiempo tiene que pasar para que mi negocio sea 100% rentable?

 

LA PACIENCIA NOS HARÁ LIBRES

Gestionar un negocio en el desarrollo personal es saber dominar tus expectativas.

No se trata de que sean ni muy altas ni muy bajas, ni muy optimistas ni muy pesimistas; todas las expectativas son igual de válidas.

“Es normal que al empezar tu negocio estés pensando en el estilo de vida que tendrás. Como eres coach y realizas sesiones online con tus clientes, pensarás que podrás viajar por todo el mundo sin tener que preocuparte por tus ingresos. Incluso alguien te contó que, si finalmente decides vender cursos online, podrás facturar mientras duermes en un país caribeño”.

Nosotros también hemos pecado y compramos la misma película.

Si esta película la ves solo una vez, disfrutarás como un enano porque te despertará una envidia totalmente sana.

Si en cambio decides ver la misma película en varias ocasiones, terminarás por generar aversión con los otros actores (emprendedores que sí lo han logrado) y te ayudará también a sentirte frustrado por no poder lograrlo.

Con este ejemplo no queremos decir que no se pueda conseguir el estilo de vida que desees, faltaría más, pero sí que es preferible apaciguar las expectativas sobre el futuro de tu negocio, especialmente para evitar que termines odiando tu propio proyecto y vivas esta maravillosa experiencia cargado de una ansiedad creada por ti mismo.

Algunos emprendedores piensan que la paciencia es una simple artimaña para resignarte. Nosotros vemos esta misma paciencia como una poderosa herramienta de autocontrol para los emprendedores, capaz de convertir todas las situaciones en neutras y de aceptar todo lo que te sucede a ti como persona y en tu negocio.

Por lo tanto, no consideres la paciencia como un freno para tu proyecto de desarrollo personal, sino más bien como una forma de disfrutar todo lo que estás viviendo sin renunciar a seguir aprendiendo en un futuro.

Fíjate en este otro caso para ver con más detalles la idea que queremos compartir contigo:

“Has trabajado duro en la elaboración de un Lead Magnet (documento gratuito para dar valor a tu comunidad y aumentar tu lista de suscriptores). El tema es que, a pesar de tu esfuerzo y el dinero invertido, no has conseguido los resultados que querías lograr. Es ahí donde puede empezar a tambalear tu idea sobre viajar generando ingresos como coach, ya que el método que tenías pensado no termina de funcionar”.

A todos nos ha ocurrido (o puede ocurrirnos) algo parecido. Cuando parece que ya tienes el camino marcado y empiezas a ver el destino, nos sentimos en una nube de éxtasis pensando en lo mucho que disfrutaremos de los resultados.

Pero vaya, resulta que al final no todo sale como esperábamos. Y déjanos decirte que esta situación es de las más habituales en el mundo emprendedor. Justo cuando pensabas que tu negocio iba a ser rentable, resulta que la realidad se cruza para decirte que deberás esperar un poco más (¡y además no te dice ni cuándo!).

Por eso consideramos que la paciencia es la mejor inversión que puedes guardar en tu billetera. Es triste asumirlo, cierto, pero no podemos llegar a todo.

 

INDICADORES PARA SABER CUÁNDO TU NEGOCIO SERÁ RENTABLE

Son muchos los elementos que podemos tener en cuenta para conocer cuándo nuestro negocio dejará de tener pérdidas, por lo que a continuación compartiremos contigo las que consideramos que son clave para saber el tiempo que necesitarás para que tu proyecto sea rentable:

-Cuantifica el número de hipotecas que llevas a cuestas: iniciar tu negocio implica renunciar a muchas cosas. No te lo tomes a mal, eso no tiene por qué ser nada negativo, pero lo que está claro es que nada (ni nadie) permanecerá totalmente igual. Habrá cambios sustanciales en tu vida, pero siempre sugerimos que “si decides emprender, debes convivir con el miedo a perder”.

Analiza y enumera la lista de cosas con las que tendrás que lidiar además del propio emprendimiento, como por ejemplo son los bienes que estás pagando con intereses o estás manteniendo o la relación que tienes con tu familia y con tu entorno cercano (pareja, padres, hijos, amigos). El tema en cuestión no es a qué vas a renunciar de todo ello (que también es importante), sino cómo vas a gestionar tus propias emociones cuando asumas que no puedes alcanzarlo todo (y eso genera unas consecuencias para ti y para tus seres queridos). Cuanto más rápido sea el proceso de desapego con las cosas que no necesitas y con las emociones que te generan malestar, tu negocio prosperará con mayor rapidez.

-No emprendas por necesidad, hazlo porque te apasiona: si todavía estás dudando de cuál es el mejor momento para empezar tu negocio en el desarrollo personal, desde ya decirte que no te recomendamos que lo hagas por necesidad. Que sea siempre porque hay algo que te mueve a hacerlo, y que detrás no haya una pura necesidad económica. Eso no significa por supuesto que no tengas dudas, estás más que validado para tenerlas.

Si emprendes por necesidad, es muy probable que lo hagas desde el miedo más profundo. Y claro, en cualquier negocio el riesgo es el pan de cada día, así que no podrás mantener una prudencia impasible si quieres lograr tus primeros clientes. Si por lo contrario le imprimes a tu proyecto tus ganas e ilusión, las probabilidades de que tu negocio sea rentable antes serán mayores, más que nada porque la ilusión es la única gasolina incombustible (y gratis) para los emprendedores.

-Ten en cuenta la especialidad de tu nicho: hay nichos y nichos de mercado. Algunos son extremadamente conocidos en el mercado, por lo que prácticamente no requieren ningún tipo de explicación para que tus clientes potenciales lo entiendan (coaching para directivos, psicología para tratar fobias, formación en Inteligencia Emocional para comerciales…). Fíjate que es mucho más fácil vender (y llegar al gran público) algo que ya se conoce, sobre todo porque hay mayor reconocimiento social y más casos de éxito que avalan tu proyecto.

De lo contrario, existen otras “nuevas” profesiones en el desarrollo personal que son menos conocidas, y que por lo tanto requieren tener una estrategia de contenidos para dar a conocer qué es lo que exactamente estás ofreciendo. Imagínate los casos de “kinesiólogo para enfermedades psicosomáticas o terapeuta especialista en tratamientos psicodinámicos”. Es muy probable que tu cliente desconozca cuál sería el beneficio que conseguiría, por lo que sería muy importante poder leer bien antes de qué se trata antes de contratar un servicio como este. En estos últimos casos, tu negocio probablemente tardará más en ser rentable porque hay un trabajo previo de sensibilización y difusión de lo que estás haciendo.

¡Ahora es tu turno! ¿Cuáles crees que son los bloqueos que te impiden que tu negocio sea rentable? ¿Qué indicadores (además de los económicos) utilizas para saber que tu negocio está cada día más cerca de la rentabilidad? Nos encantará que nos compartas tu experiencia, escríbenos más abajo en la sección de comentarios.

¡Un abrazo conciliador!

Si decides EMPRENDER, debes convivir con el MIEDO a perder

MEGAGUÍA - Cómo ganar visibilidad y ATRAER CLIENTES en LINKEDIN como CONSULTORA de RRHH, Coaching, Inteligencia Emocional u otras Habilidades Directivas