El secreto del ÉXITO y de tu PRODUCTIVIDAD es CONFIAR en la vida

ESTE ARTÍCULO CORRESPONDE A UNA ENTREVISTA PARA EL PRIMER CONGRESO SOBRE PRODUCTIVIDAD PERSONAL EN LENGUA HISPANA. SI QUIERES SABER MÁS SOBRE NUESTRA CHARLA GRATUITA SOBRE "NEUROPRODUCTIVIDAD PARA COACHES", TE INVITAMOS A QUE LE ECHES UN VISTAZO A ESTE POST DONDE ENCONTRARÁS MATERIAL INÉDITO QUE NO TE DESVELAREMOS EN LA CHARLA.

ENTREVISTA CON DAVID CARULLA PARA EL 1er CONGRESO ONLINE SOBRE PRODUCTIVIDAD PERSONAL

¿De qué vas a hablarnos y por qué ver tu charla?

Miquel Nadal y yo hemos preparado una charla que se dirige a los emprendedores del desarrollo personal que se dedican al coaching. Queremos ayudarles a que su negocio sea rentable al mismo tiempo que concilian su vida laboral y personal.

En la charla enunciamos algunos de los problemas habituales de los coaches que emprenden su propio negocio y proponemos distintas soluciones innovadoras, prácticas y sencillas de aplicar.

Para ello, hemos recurrido a nuestra propia experiencia profesional y personal, y también al concepto que hemos acuñado con el nombre de Neuroproductividad y que consiste en aplicar nuevos hábitos y nuevas formas de organizar y distribuir el trabajo para ser más productivos, basados en los últimos descubrimientos neurocientíficos acerca del funcionamiento óptimo del cerebro.

Si volvieras atrás 10 años, ¿qué consejo te darías a ti mismo en lo referente a productividad?

Hace 10 años, mi conocimiento sobre la productividad personal era bastante bajo, así que los consejos que me daría serían bastante básicos, centrándome especialmente en lo que me ayudaría más a reducir mi estrés.

En primer lugar, empezaría por construir un sistema sencillo, para almacenar y organizar fuera de mi mente lo que creo que debo hacer. Dejar de sentir que tenía que recordar todo eso me aportó mucha paz.

También tendría que asumir sin reservas que no se puede hacer todo. Así que crearía una lista de tareas que incorporase un criterio para descartar aquellas acciones que llevan demasiado tiempo en la lista y que con toda probabilidad ya no se harán.

Usaría un plan semanal donde las tareas no tendrían horario de ejecución, pues el criterio principal para hacerlas sería el desgaste energético que tiene para mi cerebro realizar cada tarea y mi energía disponible en cada momento.

Por otra parte, aprendería a usar mi calendario solo para los eventos y no añadir tareas en él.

Para terminar, tendría que esforzarme en dejar de acumular papeles y otros objetos, proyectos, compromisos, correos electrónicos y otros archivos digitales. Aplicar la Simplificación o Minimalismo hace 10 años, me hubiese ahorrado un trabajo enorme que he tenido que hacer después para soltar el lastre que llevaba encima y que no me dejaba ser productivo.

Apúntate gratis al primer congreso sobre Productividad Personal en español

 

Cuéntanos alguna manía, hobby, costumbre especial que tengas (y que se pueda compartir)

A nivel de productividad me encanta programarme 4 o 5 tareas para hacer de forma consecutiva en un espacio temporal de unas 3 horas (incluyendo tiempo para hacer al menos 2 descansos cortos). Eso me permite alcanzar un nivel de concentración alto y no divagar en esa pregunta que a veces nos desvía del camino: ¿qué tarea tengo que hacer ahora?

A nivel de salud, tengo una costumbre bastante reciente que consiste en lavarme los dientes y usar un limpiador de lengua cada mañana nada más levantarme. Sí, me refiero antes de desayunar y beber agua. Lo hago desde que me contaron que durante toda la noche en tu boca se acumulan toxinas que tu cuerpo libera y si bebes o comes antes de limpiar tu boca, se siguen quedando en tu organismo. Además, la sensación de aliento fresco que te queda es muy agradable para empezar el día, y porque no decirlo, para saborear mejor de tu desayuno.

A nivel de hobbies, juego en un equipo de baloncesto amateur y me encanta por tres cosas. En primer lugar por la diversión que me aporta, luego por el mantenimiento y mejora de mi forma física y en tercer lugar, por la observación de lo que sucede dentro y fuera de la pista, desde mi punto de vista como experto en inteligencia emocional.

¿Por qué es importante la productividad para el emprendedor?

La naturaleza del emprendimiento lleva consigo la libertad de acción y miles de posibilidades. Eso es fantástico y una de las principales ventajas respecto a la mayoría de trabajos por cuenta ajena, en los que debes limitarte a unas directrices que generalmente, si no tienes un puesto de alta responsabilidad, te marcan otros.

Sin embargo, esta libertad también tiene una desventaja, y es que es muy fácil perder el foco y dispersarse. Por eso es tan importante la productividad personal para un emprendedor, pues te ayuda a centrarte en lo que tiene más valor para tu negocio, al mismo tiempo que te enseña a aprender a descartar opciones, hecho que te permitirá seguir avanzando en tu proyecto a buen ritmo.

Otro punto importante que aporta la productividad personal a los emprendedores, es que como incluye el ámbito profesional y personal a la hora de organizar tus tareas, te ayuda a conciliar tu vida en ambas facetas.

De hecho, te fuerza a revisar tus objetivos y proyectos en tus distintas áreas vitales (salud, familia, amigos, pareja, economía doméstica, conocimiento, crecimiento personal…) para no descuidarlas, ya que como muy bien sabemos, cuando un área cojea afecta al resto, trabajo incluido. Por desgracia, muchos emprendedores tienden a priorizar el trabajo por encima de todo y hay que tratar de buscar un equilibrio para no perder nuestra salud, familia o amigos.

¿Qué has aprendido emprendiendo que para ti es parte del secreto del éxito?

Que el problema no es “equivocarte” y no obtener resultados, pues es esencial para aprender y crecer. El problema es quedarte parado a sabiendas de que puedes hacer las cosas de otra forma y tardar demasiado tiempo en aplicar ese cambio.

El éxito reside en aplicar los cambios de forma rápida y dejando atrás la inacción, muchas veces alimentada por el perfeccionismo, que no es otra cosa que el miedo a no ser aceptado por los demás. Por eso es tan importante tomar consciencia de tus creencias y de tus miedos y tomar medidas al respecto. Sin eso, las técnicas y las herramientas de productividad sirven de bien poco.

Otra gran lección que he aprendido emprendiendo es que, aunque pueda parecer contraproducente, para tener éxito es vital abandonar la creencia de que tengo que satisfacer a todo el mundo.

Un buen día me di cuenta de que es imposible satisfacer a todas las personas pues cada uno tiene su forma de ver las cosas, y si adapto mis criterios a cada cliente estando yo a disgusto, dejo de ser yo para ser lo que decidan otros. Justo lo contrario de la naturaleza que conlleva ser emprendedor.

Así que entendí que para tener éxito debía definir muy bien mis criterios a la hora de hacer las cosas y ser consecuente con éstos.

De este modo, a ojos de los demás te conviertes en alguien en quien se puede confiar. Sin confianza no hay clientes y sin clientes no puedes ayudar a las personas. Si no puedes ayudar a las personas, no hay éxito.

Hay que aceptar que hay clientes que sencillamente no te interesan porque no congenian tus criterios, no son tu cliente ideal y no pasa nada, está bien que sea así.

El secreto del éxito es confiar en que la vida te aporta en cada momento las situaciones y herramientas que necesitas para seguir creciendo

¿Cuál es el principal reto y solución que enfrentan hoy los emprendedores?

El principal reto de los emprendedores es adaptarse a un entorno cuyo contexto o condiciones cambian de una manera vertiginosa. Lo que ayer funcionaba hoy ya no lo hace.

Por eso la solución es aprender a desprenderse de lo que ya no funciona (estrategias, procedimientos, herramientas, proveedores, clientes…) sin miedo, descubrir qué otras nuevas maneras de hacer las cosas pueden funcionar y sobre todo tener la capacidad de aplicar rápido esos cambios.

Aplica los cambios sin pretender que sean definitivos y siempre piensa un plan B, porque aunque durante un tiempo funcionen, más tarde o temprano dejaran de hacerlo.

¿Qué papel juega la inteligencia emocional para una persona que emprende?

Para mí es clave. Hay que saber gestionar especialmente el miedo a no gustar, a “equivocarte”, a perder dinero, oportunidades, clientes, colaboradores e incluso amigos. No podemos deshacernos del miedo, no luches contra él, ábrete a sentirlo como parte del proceso de aprendizaje.

También hay que aprender a gestionar la rabia, cuando las cosas no funcionan o cuando te sientes atacado. Todo pasa por alguna razón. La rabia tiene la función de hacerte ver que no todo el mundo comparte tus creencias acerca de cómo deben hacerse las cosas y te invita a que abras tus creencias a nuevas posibilidades.

Otras emociones a gestionar son la tristeza y la frustración, que surgen cuando las cosas no salen como tenías previsto. Estas emociones permiten la reflexión y nos impulsan luego a aplicar cambios.

Incluso debemos aprender a gestionar la euforia, pues las decisiones tomadas bajo este estado emocional pueden ser contraproducentes al menospreciar algunos riesgos.

¡Ahora es tu turno! ¿Cuáles suelen ser tus problemas de organización más habituales como coach o emprendedor del desarrollo personal? ¿Qué trucos te funcionan para que tu negocio no te agobie y puedas conciliar tu vida personal y profesional? ¿Qué te gustaría conseguir y que todavía no estás haciendo? Nos encantará que nos compartas tu experiencia, escríbenos más abajo en la sección de comentarios.

¡Un abrazo conciliador!

Elimina de raíz tus TAREAS PENDIENTES

Haz las paces con tu CEREBRO para incrementar tu RENDIMIENTO