El MEJOR MOMENTO para iniciar tu proyecto como COACH, CONSULTOR Y FORMADOR

AHORA YA ES EL MOMENTO IDEAL

Hay un momento crucial en todo futuro emprendedor en el mundo del coaching, consultoría y formación.

Normalmente suele venir en forma de pregunta o, más concretamente, en forma de pensamientos dubitativos que se repiten constantemente:

¿Será ahora el momento ideal para empezar mi negocio? ¿O es mejor el año que viene?

¿Estoy lo suficientemente formado para lanzar mi propio proyecto sobre coaching?

¿Qué pasaría si esperara un mes más para iniciar mi carrera como consultor freelance?

¿Por qué mi negocio iba a funcionar con la enorme cantidad de oferta que hay disponible?

La inseguridad te come a bocados. No eres capaz de mirarle a la cara a todas tus dudas. No sabes si ahora es el mejor momento o es preferible esperar un poco más.

Esperar un poco más antes de empezar tu negocio es la más dulce de las excusas. Y lo sabes.

Pero claro, quejarse está muy bien y tiene un componente muy terapéutico para no agobiarse demasiado. Entonces… ¿cuál es el siguiente paso para salir del bucle?

Hoy vengo a ponértelo un poco más fácil si estás pensando en dar el paso para encontrar el momento perfecto para empezar tu negocio en el Desarrollo Personal.

Te aviso amablemente desde ya mismo: no tengo la fórmula mágica. Como en todos los casos en los que hay preguntas absolutas, la mejor respuesta es DEPENDE.

¿Cuáles son los criterios que deberías tener en cuenta antes de empezar tu aventura como especialista en Coaching, Consultoría y/o Formación?

 

1# Observa tu nivel de satisfacción actual

¿Cómo te encuentras ahora en tu vida personal y profesional? ¿Estás satisfecho/a con lo que estás haciendo? ¿Hace tiempo que te late en el pecho el hecho de ponerte manos a la obra con tu emprendimiento? ¿Sueñas cada día en iniciarte con tu nuevo negocio?

Si estás cómodo en tu puesto de trabajo o simplemente ahora mismo no necesitas un cambio radical en tu vida, quizá puedes esperar un poco antes de iniciar tu propio proyecto. La insatisfacción es uno de los motores más poderosos del cambio.

Si por lo contrario te encuentras frustrado porque no estás satisfecho con tu vida personal y profesional, entonces quizá sí que sea un buen momento para dar el paso y empezar a construir tu propia empresa en el mundo del coaching, consultoría y formación.

Resumiendo, tu nivel de insatisfacción es un gran indicador para determinar si debes tomar un “riesgo” en tu vida o si por lo contrario prefieres mantener tu situación actual. Emprender es convivir con el miedo a perder.

Recuperando la pregunta principal de este punto: ¿en qué nivel de satisfacción te encuentras ahora mismo? ¡Ahí está la clave!

 

2# Experimenta antes la profesión a la que te quieres dedicar

¿Has probado ya el negocio al cual quieres dedicar una parte importante de tu tiempo? ¿Conoces el trabajo real que esconde tu nuevo proyecto como coach, consultor y/o formador? ¿Es posible que tengas una idea muy abstracta de cómo sería tu nuevo negocio como emprendedor?

Muchas veces queremos ser emprendedores porque Internet nos lo ha vendido muy bien: trabaja sin jefes, los horarios los decides tú, puedes hacer realmente lo que te gusta, puedes trabajar desde Bali…

Una cosa son las expectativas que creamos y otra cosa muy distinta es la realidad. Por eso es preferible que hayas probado en qué consiste el negocio al cual quieres dedicarte. El hecho de probarlo no sólo te ayudará a tener un contacto real con esa profesión, sino que además te ayudará a conocer mejor el mercado que tiene y qué puedes aportar tú en el sector que quieres entrar.

 

3# Haber facturado antes ayuda mucho

¿Sabes lo que la gente está dispuesta a pagar por tu nuevo servicio? ¿Ya sabes cómo negociar tus honorarios ante tu cliente? ¿Cómo defiendes el precio que quieres cobrar ante tu cliente potencial? ¿Cómo estar seguro de que el precio que estás marcando no es demasiado caro?

Si ya has facturado por tu nuevo servicio como coach, consultor y formador, conocerás mejor el mercado y te resultará mucho más fácil empezar. Un solo cliente será una enorme ayuda para tener una idea más precisa sobre cómo funcionará tu nuevo proyecto como emprendedor en el Desarrollo Personal.

 

4# Identifica los gastos fijos que debes abonar mensualmente

¿Cuánto dinero necesitas cada mes para pagar tus gastos mensuales? ¿Crees que tu nuevo proyecto te lo vas a proporcionar? Si la respuesta a esta segunda pregunta es negativa, ¿cuánto tiempo puedes sobrevivir sin cobrar ese dinero? ¿Estás dispuesto a prescindir de parte de tus comodidades actuales para apostar 100% por tu negocio?

Aunque sí que es verdad que este punto es muy personal, empezar un negocio tiene muchísimo que ver con renunciar. Es verdad que debes renunciar a muchos pensamientos y conductas actuales, pero sobre todo deberás desprenderte de muchas cosas materiales que lastran las posibilidades de que tu negocio sea rentable.

Cuanto más peso tengan tus gastos fijos, más complicado será dar el primer paso para construir tu negocio en el Desarrollo Personal. Por último y si quieres saber cuánto tiempo tienes que esperar para que tu negocio sea rentable, te recomiendo que leas este post súper completo sobre la rentabilidad de tu negocio.

 

5# Tu pasado profesional es un Acelerador

¿Has colaborado habitualmente con profesionales que se dedican a lo que te quieres dedicar? ¿Has tratado con los clientes potenciales que te van a comprar tu próximo servicio? ¿Cuántos contactos tienes de los sectores que más posibilidades tienen de consumir tus productos/servicios?

Tener una historia profesional relacionada con tu nuevo emprendimiento del Desarrollo Personal, es sin duda un acelerador fantástico para ganar seguridad y confianza a la hora de dar el primer paso.

Si sabes cómo funciona el negocio y además tienes contactos vinculados con tu sector, tendrás dos poderosas “armas” para lanzarte con más tranquilidad a por el proyecto que persigues. Si en tu caso te encuentras en la situación contraria, entonces es imprescindible que te formes con los mejores especialistas de tu profesión favorita y empieces a tejer relaciones dentro de tu sector.

 

6# Saber si tu producto/servicio será Online o Presencial

¿Qué encaja mejor con el cliente que comprará tus productos/servicios? ¿Un producto/servicio online o presencial?

Cada canal funciona de una forma muy distinta, por lo que tendrás que tener un cuidado especial según el que finalmente elijas. El mundo online tiene unas reglas, mientras que el presencial otras muy distintas.

Según el canal que elijas también te será más fácil empezar antes: es verdad que con un producto/servicio online puedes llegar a más gente, pero primer deberás construir una comunidad y preparar contenido de calidad. En cambio, en lo que respecta a los servicios presenciales, te resultará mucho más importante tu red de contactos y tener un servicio que esté segmentado a un cliente ideal concreto.

 

7# Fórmate con los mejores profesionales antes de zarpar

¿Cuánto sabes sobre el proyecto que quieres desarrollar? Mucho, ¿verdad? Y en cambio: ¿cuánto sabes de promocionar y vender esa idea? ¿Conoces cuál es la mejor estrategia para vender tu nuevo producto/servicio?

En este aspecto lo tenemos muy claro: dedícale mucho tiempo y esfuerzo en conocer las últimas técnicas de Marketing y Ventas para vender tu nuevo producto/servicio. De poco sirve tener mucho conocimiento sobre tu idea de coaching, consultoría y/o formación si no sabes cómo llegar a tu cliente ideal.

 

8# Sácale el máximo valor a tu última experiencia profesional

¿Qué podrías extrapolar de tu actual trabajo en tu futuro emprendimiento? ¿Hay alguna persona de tu entorno que podría ser un cliente potencial de tu nuevo producto/servicio? ¿Qué contactos de tu empleo actual te interesaría preservar para más adelante?

Muchas veces intentamos cortar con nuestro pasado de forma brusca y, si me permites añadirlo, de forma poco inteligente. Normalmente en tu situación actual encontrarás muchas personas que están pasando por una situación parecida a la tuya, incluso encontrarás personas que más adelante podrían ayudarte a promocionar tu nuevo producto/servicio. Incluso, quién sabe, también podrían ser clientes potenciales. ¡Aprovecha al máximo todo lo que estés haciendo ahora! ¡No lo infravalores!

¡Ahora es turno! ¿En qué momento te encuentras ahora mismo? ¿Tienes claro cuándo vas a dar el salto para convertirte en un emprendedor/a del Desarrollo Personal? ¿Cuáles son los obstáculos que ahora mismo te encuentras que te impiden empezar tu nuevo proyecto como coach, consultor y/o formador? Nos encantará conocer tu opinión más abajo en la sección de comentarios, te agradecemos un montón tu participación por anticipado.

¡Un abrazo conciliador!

Cuánto TIEMPO necesito para que mi negocio genere DINERO

Este ERROR casi acaba con mi carrera en el Desarrollo Personal