Por qué LINKEDIN puede ser tu gran ALIADO en el Desarrollo Personal

Después de muchos meses de trabajo, has dado con el servicio adecuado en el ámbito del desarrollo personal.

Empiezas a buscar desesperadamente por la red a gente interesada en tu servicio, pero te pegas cabezazos contra un muro virtual.

Es verdad que tenemos más información que nunca, pero eso nos hace también invertir muchísimo más tiempo merodeando por la red.

Hay muchas plataformas en Internet que son buenísimas, cada una con lo suyo.

Ahora bien, si hay una red social que es la reina del mercado profesional, esta es sin duda LinkedIn.

No pienses mal, LinkedIn no nos paga por decir esto, somos nosotros mismos que lo hemos podido comprobar en nuestras propias carnes (o, mejor dicho, con resultados tangibles).

 

LO QUE DE VERDAD SE ESCONDE DETRÁS DE LINKEDIN

Los números cantan rápido: hay más de 500 millones de usuarios en LinkedIn, una auténtica barbaridad.

Si acotamos un poco más la búsqueda, vemos que bajo la etiqueta “desarrollo personal” en español encontramos a un total de casi 60.000 profesionales (como puedes ver en la imagen):

Desarrollo Personal LinkedIn

Fíjate que aquí sólo nos basamos en el concepto "desarrollo personal", pero si buscáramos por “coach”, “psicólogo/psicología”, “inteligencia emocional” o “terapeuta” nos saldrían otros miles (o millones) de resultados más.

Otro ejemplo con la palabra “psicología”:

Psicología LinkedIn RCTV

Aquí los números ya cambian; nos vamos acercando al millón de resultados en el mundo hispanohablante. Imagínate si ahora lo extrapoláramos al mundo anglosajón.

Estos datos al final son cifras frías, lo que importa de verdad son las personas que se encuentran detrás de cada perfil.

Lo bueno de LinkedIn es que tienes una cantidad de datos tremenda para iniciar cualquier tipo de conversación. Tienes datos de la otra persona para aburrir.

De hecho, la conversación no hace falta ni que se produzca en la propia red de LinkedIn, pero sí que te servirá para buscar puntos de conexión que muchas veces no son posibles de encontrar en otras plataformas.

 

POSICIONARTE EN LINKEDIN ES UN GRAN TRAMPOLÍN COMO PROFESIONAL

Muchas personas se “instalan” en LinkedIn mediante el siguiente procedimiento:

“Me registro, relleno mi perfil como si fuera un currículum vitae (CV), y cuando recibo un mensaje o una conexión, lo vuelvo a consultar”

Este método está bien si quieres tener una presencia zombi, pero por supuesto poco te ayudará a engendrar una estrategia efectiva en la red profesional líder.

LinkedIn funciona si lo usas de forma activa, pero ojo, eso tampoco significa pasarse en la red todo el santo día.

La estrategia vale mucho más la pena que la presencia constante ya que, como cualquier otra red social, al final LinkedIn tiene el potencial de arruinarte por completo tus mejores horas de trabajo.

Vale, lo pillo. Pero… ¿qué debo hacer para posicionarme en LinkedIn como profesional del desarrollo personal?

El abanico es muy amplio, pero en este artículo nos centraremos en las 3 cosas más importantes para sacar la cabeza entre la muchedumbre que hay en LinkedIn:

 

#1 UN PERFIL DIRIGIDO A TOMAR ACCIÓN

Un perfil muy bien cumplimentado y ornamentado está genial, pero poco o nada te ayudará a desviar tráfico hacia tu web/blog o para que tu cliente contacte contigo directamente en LinkedIn.

Estos son algunos detalles que no deberías olvidar:

-Un titular profesional que resuelva un problema: divagar está muy bien en los libros de filosofía (con cariño), pero en el titular hay que definir claramente qué problema solucionas.

Ejemplo: “ayudo a Youtubers a incorporar la Inteligencia Emocional en sus vídeos”

Ejemplo 2: “contribuyo a formar profesores de primaria en coaching para grupos”

-Tu trabajo actual lo es todo: puedes rellenar cualquier parte del perfil, pero hoy sabemos que el algoritmo de LinkedIn tiene especial devoción por tu trabajo actual. Es incluso preferible que dejes el “extracto en blanco” (tampoco te tomes esta sugerencia de forma literal), pero lo que haces ahora mismo debería estar impecable.

-Obtén recomendaciones por un tubo: buenas y de calidad, por supuesto. Si sueles visitar TripAdvisor y ves que un restaurante sólo tiene 10 recomendaciones, tendrás tus dudas antes de visitarlo (aunque todas las críticas sean excelentes). En LinkedIn sucede un efecto parecido, así que no pierdas la ocasión de pedir una recomendación a toda aquella persona que pueda dar fe de tu valía como profesional.

 

2# UN CONTENIDO DE ALTO VALOR AÑADIDO

Hay muchas maneras de generar confianza en la red, y una de ellas es compartiendo contenido de valor con tus contactos.

En LinkedIn se valora mucho quien tiene contenido original, por lo que no deberías descuidar una buena estrategia de contenidos para impactar a tu cliente potencial.

El formato (texto, podcast, vídeo…) es bastante secundario, lo importante es llegar a tu futuro cliente. Si conoces bien a tu cliente ideal, te costará menos indagar qué tipo de formato prefiere para que te adaptes a su estilo.

No te preocupes por la periodicidad ya que, a diferencia de los blogs, la audiencia de LinkedIn es mucho más “laxa” en este sentido. Publica cuando tengas una llamada a la acción clara, publicar por publicar es una fuente inagotable de frustración.

Nuestros blogs en LinkedIn quizá pueden resultarte una fuente de inspiración en el tipo de contenido que tienes en mente publicar, pero por supuesto deberás ajustarlo a tu público y al tipo de servicio que estás ofreciendo.

Blog de LinkedIn de Miquel Nadal

Blog de LinkedIn de David Carulla

 

#3 UNA BATERÍA DE MENSAJES BIEN TRABAJADA Y CON SENTIDO

LinkedIn es un canal de comunicación individual.

Sí, por mucho que se autodenomine red social, pocos servicios cerrarás si no eres capaz de conectar con tus clientes potenciales uno a uno.

Nos gustaría darte 3 consejos para construir una buena base de mensajes:

-Plantillas sí o sí: tener un “almacén” con plantillas es una obligación si valoras tu tiempo, ya que de lo contrario te encontrarás tecleando una y otra vez el mismo mensaje.

-Los mismos mensajes no funcionan para todo el mundo: repetir un mensaje para todo el mundo, por muy bueno que sea, no te garantiza un buen resultado. Varía las preguntas según su perfil: consulta qué ha estudiado, dónde ha trabajado, de qué grupos forma parte, sus publicaciones, sus intereses… Seguro que puedes ir más allá de la típica pregunta que solemos formular a nuestros nuevos contactos.

-Pregunta más que afirma: la calidad de una buena conversación se mide en preguntas, el resto es una simple extensión de nuestro ego. Si quieres obtener información con “miga” y generar oportunidades de negocio, tendrás que afinar tus preguntas y gestionar bien las respuestas de tu cliente potencial.

¡Ahora es tu turno! ¿Qué tal te funciona LinkedIn para encontrar potenciales clientes? ¿Crees que en esta red tienes posibilidades de generar oportunidades de negocio? ¿Qué es lo más complicado de LinkedIn en base a tu experiencia? Estaremos encantados de recibir tu feedback para poder ayudarte y seguir aprendiendo de tu experiencia.

¡Un abrazo conciliador!

Crea tu estrategia de CONTENIDOS en LINKEDIN como emprendedor del Desarrollo Personal

Mi FAMILIA no aceptará jamás que me haga EMPRENDEDOR