Cómo COMPAGINAR tu TRABAJO por cuenta ajena con tu NEGOCIO PERSONAL

¿Tienes un trabajo estable por cuenta ajena que no te gusta y querrías dar el salto a emprender tu propio proyecto, pero sientes miedo?

¿Tienes una familia que mantener y/o una hipoteca y temes no poder hacer frente a todos los gastos sólo con tu emprendimiento?

¿Has pensado en compaginar tu trabajo por cuenta ajena y tu proyecto emprendedor en el desarrollo personal mientras este último no te permita unos ingresos suficientes?

¿Te gustaría saber cómo combinar las dos cosas de la forma más eficiente posible?

Pues entonces, este es tu post.

Si te encuentras en esta situación para mi hay cinco cosas que debes aprender a gestionar muy bien.

Vamos a verlas.

1.- La gestión emocional

Debes aprender a gestionar tus emociones y a tomar consciencia de tus creencias.

De hecho, es al revés.

Primero debes tomar consciencia de tus creencias, pues estas son las que te llevan a interpretar las situaciones de una determinada manera, y esa interpretación produce como resultado tus emociones.

¡Atención! Cuidado con el ego del emprendedor/a del desarrollo personal.

¡Yo he hecho un máster sobre inteligencia emocional o un programa de Coaching, las emociones las tengo controladísimas!

Solo se aprende a gestionar tus emociones gestionándolas, es decir, integrando y aplicando el conocimiento.

Es un camino infinito, siempre hay creencias que no aceptamos y que nos perturban.

Por lo tanto, siempre podemos tener una mayor habilidad en cuanto a nuestra gestión emocional.

Pasa a la acción

a) Revisa tus creencias acerca del dinero, de vender, del estilo de vida, del fracaso, del éxito, de la felicidad…

En la primera parte de nuestro libro “Cómo emprender en el desarrollo personal” tratamos algunos de estos temas y explicamos qué creencias son más favorables adoptar para emprender, en base a nuestra experiencia personal.

b) Si tu trabajo estable por cuenta ajena no te gusta, te desgasta o incluso lo odias, no lo dudes: TIENES QUE DEJARLO.

¡Pero no lo puedo dejar así como así! ¿Cómo haré frente a los gastos? ¿Quién dará de comer a mis hijos? ¿Quién va a pagar la hipoteca o el coche? Mi negocio como emprendedor/a puede tardar bastante tiempo en ser rentable.

Lo sé muy bien, pero la propuesta no es dejar tu trabajo actual y pasar directamente a emprender. Busca un trabajo que te permita hacer de “puente” entre ambos.

Un trabajo "puente" que no hace falta que te guste, pero asegúrate de que no te disguste. Un trabajo neutro. Un trabajo que te dé el dinero suficiente para cubrir los gastos y tiempo suficiente para empezar a trabajar con tu propio negocio.

La razón de buscar un trabajo "puente" que al menos no te disguste, es que el desgaste emocional y psicológico de trabajar 6, 7, 8, 10, 12 o 14 horas en un trabajo que odias, te estresa o te agobia, va a reducir en mucho tus posibilidades de iniciar con éxito tu etapa como emprendedor/a.

Sobre todo, por la energía que pierdes quejándote de tu trabajo, de tus jefes, compañeros, clientes, situación, de todo.

Precisamente en el siguiente punto te hablaré de lo importante que es la gestión óptima de tu energía para emprender.

Por todo esto, ponte una fecha límite en la que vas a dejar tu trabajo sí o sí, de este modo, te forzarás a buscar ese empleo “puente” que necesitas.

c) Aprende a buscar trabajo. Tal vez hace tiempo que no buscas trabajo. Te invito a que te formes en ello.

Hay muchos programas en los ayuntamientos, cámaras de comercio y otras entidades locales que ofrecen formaciones subvencionadas y actualizadas sobre cómo buscar trabajo, cómo hacer tu currículum vitae, cómo enfocar una entrevista de trabajo o cómo usar las redes sociales para encontrar empleo. 

Por otro lado, también hay muchos blogs y recursos en internet donde hablan sobre estos temas.

 

2.- La gestión de tu energía

Imprescindible. Seguramente se trata del punto más importante.

Compaginar tu trabajo y tu negocio, es algo duro, muy duro. Tendrás que hacer sacrificios. Seguro que ya lo sabes.

Muchas personas en esta situación suelen trabajar durante la mañana y hasta media tarde en su trabajo por cuenta ajena.

Luego sobre las 18:00h o 19:00h llegan a casa, exhaust@s después de un duro día de trabajo. Ya no te digo nada si como te comentaba en el punto anterior, odias tu trabajo.

Es entonces, a esas horas del final de la tarde cuando deben ponerse con su proyecto de emprendimiento.

La ilusión de empezar algo nuevo es potente y puede ayudarte a lidiar con el agotamiento que ya llevas encima.

Pero con el tiempo, esa motivación se va desvaneciendo. Tienes días de todo.

Cuando estás cansad@ tu capacidad de concentrarte disminuye. Te distraes con facilidad. Y la dispersión es una de las grandes enemigas de tu proyecto emprendedor.

No deberías hacer las tareas duras o complejas de tu proyecto cuando estás cansad@, de lo contrario tardarás más tiempo en hacerlas o serán de peor calidad.

Entonces recurres al gran clásico: dedicar tus fines de semana y vacaciones a tu proyecto emprendedor. Con lo cual no desconectas.

Si esto dura mucho tiempo te vas quemando y desgastando día tras día. ¡Grave error!

Además, cuando tengas decepciones con tu proyecto emprendedor, se te va a hacer una montaña. ¡Con lo que me estoy esforzando y las cosas no salen! ¡Será posible!

Entonces, puedes entrar en una espiral de rabia que lamentablemente, puedes proyectar en las personas de tu entorno cercano, las que más amas. Por eso en el punto anterior insistía en la importancia de la gestión emocional.

Es muy frustrante sacrificar tu tiempo de descanso y ocio y no obtener los resultados que esperas. Te comprendo perfectamente.

Por todo esto voy a permitirme el lujo de hacerte unas recomendaciones que yo seguiría ahora mismo, si me encontrase en tu situación, en base a lo que he aprendido en mi experiencia como trabajador por cuenta ajena y como emprendedor.

Pasa a la acción

a) Haz mínimo 1 día de descanso absoluto a la semana. Necesitas descansar para rendir durante el día a día. Es parte del proceso.

Además ese día de descanso debe dedicarse a descansar de verdad, nada de pasarse todo el día haciendo tareas domésticas, compras o similares. Ocio o descanso, y a poder ser una combinación de ambas.

¿Tienes demasiadas citas y eventos en tu vida? Aligera peso. Elimina de tu vida todas las citas y eventos que ya no te aporten un verdadero valor.

Tal vez te dirán egoísta, ¿pero a qué le vas a dar más valor, a lo que opinan los demás o a tu sueño de emprender?

b) Trata de pedir una reducción de la jornada. Si pudieras trabajar 6 horas en lugar de 8 seria fantástico. Si trabajas más de 8 horas al día, tienes un problema. Llevar ese ritmo durante un tiempo prolongado puede llevarte a problemas graves de salud. Si en tu trabajo actual esto no es posible, busca otro trabajo que sí te lo permita. ¡Es esencial!

c) Haz las tareas más duras de tu proyecto emprendedor antes de ir a tu trabajo por cuenta ajena. Será el tiempo de oro de tu proyecto. Entre una y dos horas diarias puede ser suficiente al principio.

Sí, ya sé, si tu trabajo empieza a las 8:00h eso significará levantarte a las 5:00 o 6:00h. Si ese es tu caso, debes irte a dormir a las 21:30 o 22:00h como muy tarde. El descanso es sagrado.

Es un hábito y como tal, debes acostumbrarte poco a poco. Si te sueles levantar a las 7:00h, no te levantes mañana a las 5:00h de golpe.

Cada dos semanas levántate 15 minutos antes hasta llegar a reducir esa una o dos horas.

Lo mismo para acostarte. Acuéstate 15 minutos antes también. Si no, no hacemos nada.

¡Y si puedes encontrar un trabajo "puente" que sea de tarde o que empiece a las 12 del mediodía por ejemplo, ya seria perfecto!

d) Cuando llegues del trabajo por cuenta ajena dedica 1 hora a tareas fáciles y simples de tu proyecto emprendedor.

La idea es que, si trabajas 8 horas al día, dediques como máximo 3 horas más a tu proyecto emprendedor. Y si trabajas 6 horas por cuenta ajena, amplia a 5 horas diarias para tu proyecto emprendedor.

e) Reserva cada día al menos 1 hora de ocio personal o social. Debes permitírtelo e incluso forzarte a hacerlo para seguir con buen ánimo y las pilas recargadas hacia tu objetivo de emprender. Si no, el desgaste emocional y psicológico puede perjudicarte mucho más de lo que puedes pensar.

 

3.- La gestión de tu economía doméstica

Debes aprender a gestionar tu economía personal al detalle.

Mi economía doméstica dio un gran giro cuando empecé a llevar el control exhaustivo de mis cuentas. Si no haces esto, lo que ganas por un lado lo pierdes por el otro.

Necesitas saber cuánto dinero ganas y cuánto gastas cada mes con exactitud.

Eso te permitirá saber cuánto te puedes permitir cada mes de gastos extra por ejemplo. 

También te permitirá crear un fondo de reserva de verdad, por si hay problemas o emergencias reales.

Muchas personas, como se sienten agobiadas por el estrés y el exceso de trabajo, luego se permiten caprichos para compensar emocionalmente la situación de desgaste y eso, juega en tu contra porque lo que has conseguido con mucho esfuerzo, se pierde por no saber gestionar tu frustración y no controlar tu economía.

Ya ves que todos los puntos están muy relacionados entre sí.

Yo no soy experto en gestionar la economía doméstica, pero hay excelentes profesionales que te pueden ayudar con esto en Internet.

Pasa a la acción

a) Busca blogs, libros y formaciones sobre la gestión de las finanzas domésticas.

b) Busca aplicaciones del móvil que te ayuden a llevar un control exhaustivo de todos tus gastos e ingresos. 

 

4.- La gestión del conocimiento

Voy a ir directo al grano. Prioriza la formación o capacitación que más te ayude a rentabilizar tu negocio.

Muchos emprendedores del desarrollo personal se obsesionan con formarse más en lo suyo. En coaching, en psicología, en PNL, en inteligencia emocional, en neurociencias…

Claro que debes tener una mínima formación, pero créeme, nunca te va a parecer suficiente.

Por eso te aconsejo que dejes de dedicar tanto dinero y esfuerzo en este tipo de formaciones o capacitaciones, e inviértelo en aprender las claves para que tu negocio sea rentable.

Al fin y al cabo, las mejores fuentes de conocimiento para aprender de lo tuyo son tus propios clientes y si no sabes cómo atraerlos, tu conocimiento estará demasiado basado en la teoría y no en la aplicación práctica.

Primero esfuérzate en saber cómo hacer que tu negocio sea rentable. Luego ya irás perfeccionando tus técnicas y aumentando tu conocimiento en la materia.

Pasa a la acción

a) Descarga y léete nuestra guía gratuita “Cómo vender online tus servicios presenciales. Logra más clientes como consultor, formador o coach”.

b) Busca cursos digitales y consultorías individualizadas que te ayuden a diseñar un proyecto en el desarrollo personal que sea rentable en el menor tiempo posible.

 

5.- La gestión y planificación de la estrategia

Realizar un cambio profesional tan grande como pasar de trabajar por cuenta ajena a crear tu propio negocio como emprendedor/a requiere mucha acción, pero también una planificación estratégica inteligente.

De lo contrario, puedes acabar agotad@ de hacer tanto y obtener tan pocos resultados. Con la frustración que eso conlleva, claro.

Para ello, planifica cuáles serán los pasos a seguir de cada una de las fases en las que te vas a encontrar.

Ejemplos de algunas fases son:

1.- Mi trabajo por cuenta ajena no me gusta y dedico algunas horas a mi proyecto emprendedor.

2.- Estoy buscando trabajo por cuenta ajena neutro (en cuanto a si me gusta o no) que haga de “puente” y tengo mi proyecto emprendedor un poco parado.

3.- Ya tengo el trabajo “puente” y lo combino con mi proyecto de emprendimiento.

4.- Ya puedo dejar mi trabajo “puente” y dedicarme a mi propio negocio.

Pasa a la acción

a) Para cada fase distinta deberías escribir los grupos de tareas y tareas que debes hacer para cambiar de fase. Lo que sería una lista de tareas, vamos.

b) Ponte fechas límite para forzar los cambios de fase y no quedarte estancad@ o paralizad@ por el miedo.

Esto es imprescindible también. Si no te pones una fecha para dejar tu trabajo por cuenta ajena por ejemplo, no sentirás la presión suficiente para darlo todo y buscar ese trabajo “puente” o empezar tu emprendimiento.

Además, si alargas mucho esta situación de combinar ambas dedicaciones puedes acabar muy quemad@ e incluso tener problemas de salud.

 

Bonus track: Aprende a soltar

En este proceso de cambio, trata de sacar de tu vida todo lo que no te aporta valor: objetos, eventos, compromisos, tareas, proyectos, relaciones…

Para que llegue algo nuevo, debes liberar lo viejo

Pasa a la acción

a) Busca información, libros y cursos sobre minimalismo.

b) Busca lecturas y otros recursos sobre la ley de la abundancia.

c) Trabaja tu desarrollo personal.

 

Y hasta aquí mis recomendaciones principales, espero que te haya sido útil y si crees que a alguien le puede ser útil no dudes en compartirlo.

¡Un fuerte abrazo!

 

La guía definitiva para VENDER ONLINE tus SERVICIOS PRESENCIALES